Nutrición y estética

Nutrición y estética
Nutricionista Lima

lunes, 23 de enero de 2012

Fibra: Carbohidratos Saludables. NUTRICIÓN ESTÉTICA


Fibra: carbohidrato saludable



Existe un tipo de carbohidrato que, en lugar de aportar calorías, tiene el efecto contrario: Limita la cantidad de calorías que se absorben. Es carbohidrato por su estructura química, pero su efecto en el organismo es diferente. Nos referimos a la fibra.

La fibra ha demostrado su utilidad para prevenir y controlar el sobrepeso, la diabetes, el exceso de colesterol, las enfermedades cardiovasculares, cáncer de colon y otras dolencias así como para facilitar el tránsito intestinal. Por estos motivos, una de las recomendaciones principales de la Asociación Americana del Corazón es ‘’elegir alimentos integrales y ricos en fibra’’. Esta es una de las recomendaciones que menos seguidores tiene: Pese a los beneficios demostrados que la fibra tiene para la salud, son pocas las personas que consumen los 25 gramos diarios que recomienda la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria.

La granola o muesli aporta sobre todo fibra no soluble, que ofrece saciedad sin calorías –por lo que es recomendable para luchar contra el exceso de peso—y además facilita el paso rápido de los alimentos por el tracto digestivo. Es un tipo de fibra que abunda en los vegetales de hoja verde, en los frutos secos, en la cáscara de las frutas y en los cereales integrales, motivo por el que se recomienda que por lo menos la mitad de los cereales que se consumen sean integrales. Esta es otra recomendación que tiene pocos seguidores.

La manzana, por el contrario, aporta sobre todo fibra soluble. Concretamente, una fibra llamada pectina que interfiere la absorción intestinal del azúcar y del colesterol proveniente de los alimentos hacia la sangre y que es uno de los motivos principales por los que la manzana es un símbolo de salud. De ahí el popular dicho inglés ‘’An Apple a day keeps the doctor away” Lo que significa que “Una manzana al día mantiene al médico a distancia”. Claro que, en castellano, ya no suena tan bien pero la recomendación sigue siendo la misma.

Este tipo de fibra, la soluble, abunda también en algunos vegetales como la zanahoria o el brócoli, en la pulpa de numerosas frutas y en las legumbres. Este tipo de fibra, en parte, se pueden disolver en agua, por la que la hora de cocinar dan una textura suave, a veces gelatinosa, a los alimentos. Su función principal es regular el tránsito gastrointestinal e impedir el exceso de absorción de azúcar y grasa en el intestino.

Lo interesante de la fibra, tanto la soluble como la no soluble, es que nosotros aprovechamos sus beneficios de manera indirecta ya que son realmente nuestras bacterias intestinales las que la digieren y procesan.

Entradas populares

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.