Nutrición y estética

Nutrición y estética
Nutricionista Lima

sábado, 15 de octubre de 2011

MULTIVITAMINICOS PODRIAN HACERTE VIVIR MENOS


En Estados Unidos, el uso de suplementos nutricionales se ha incrementado sustancialmente durante las últimas décadas, alcanzando aproximadamente 50% en adultos en el 2000, con ventas anuales de más de $ 20 billones. 66 % de las mujeres que participaron en un estudio de Salud de las Mujeres de Iowa usaban por lo menos un suplemento nutricional diario en el año 1986 a una edad media de 62 años. Para el 2004, la proporción aumentó a 85%. Por otra parte, 27% de las mujeres reportaron consumir 4 o más productos suplementarios para el 2004.


Para la población en general, los suplementos están destinados prevenir enfermedades crónicas. Pero los resultados de estudios epidemiológicos que evaluaron el uso de suplementos y el riesgo de mortalidad total han sido inconsistentes. Varios ensayos aleatorios controlados que se concentraron principalmente en suplementos de calcio y vitaminas B, C, D y E, no han demostrado efectos beneficiosos en la tasa de mortalidad total, por el contario, algunos de ellos han sugerido la posibilidad de daño. Son necesarios más estudios sobre el tema ya que poco se sabe sobre los efectos a largo plazo del uso de suplementos multivitamínicos.

Según este estudio, la mayoría vitaminas de uso común la dieta y los suplementos minerales, incluyendo los multivitamínicos y las vitaminas B6 y ácido fólico, así como minerales de hierro, magnesio, zinc y cobre se asociaron con con un mayor riesgo de mortalidad total. De particular interés, lo suplementos de hierro fueron asociados fuertemente con mayor riesgo de mortalidad total.

Otro estudio encontró que los hombres que tenían en promedio 10 años de consumo de suplementos de hierro tenían un 27% más de riesgo de mortalidad total en comparación con aquellos que no los consumían. Algunos estudios han demostrado que altas cantidades de hierro almacenado, medido como ferritina, está asociado a un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV).

El aumento de las concentraciones de homocisteína en sangre se considera un factor de riesgo modificable para ECV. Se ha encontrado que suplementos de ácido fólico, vitamina B6 y vitamina B12 o de sus combinaciones reducen las concentraciones de homocisteína en la sangre, pero no reducen el riesgo de ECV. Por el contrario, el uso de vitaminas del grupo B está relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular.



Ningún estudio epidemiológico ha proporcionado evidencia de beneficio en la tasa de mortalidad, incluso algunos estudios sugieren que suplementos de selenio, beta-caroteno o vitaminas A, C o E producen daños a largo plazo.



Entre la población de edad avanzada, el uso de suplementos nutricionales está muy extendida, y los suplementos a menudo se utilizan con la intención de lograr beneficios para la salud mediante la prevención de enfermedades crónicas. Este estudio plantea una preocupación respecto a su seguridad a largo plazo. Además, los efectos acumulativos del uso generalizado de suplementos, junto con la fortificación de alimentos, han aumentado la preocupación ya que superan los niveles superiores recomendados y, por tanto, su cuestiona su seguridad a largo plazo. En base a la evidencia existente, vemos poca justificación para el uso general y extendido de los suplementos nutricionales. Recomendamos su uso solo con fuertes bases médicas.



En conclusión, varios de los suplementos nutricionales de uso común (vitaminas y minerales) fueron asociados con un aumento en la tasa de mortalidad total, siendo el hierro el suplemento más fuertemente asociado mientras que el calcio parece ser el de menor asociación.

Esta información está basada en el estudio The Iowa Women’s Health Study “Less is more: Dietary Supplements and Mortality Rate in Older Woman” publicada en los Archivos de Medicina Interna en el 2011

Entradas populares

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.