Nutrición y estética

Nutrición y estética
Nutricionista Lima

miércoles, 1 de junio de 2011

¿Cómo ayudar a mejorar el higado graso?








La creciente prevalencia de la obesidad en los adultos mayores es un problema importante de salud pública, debido al número creciente de adultos mayores y las complicaciones médicas asociadas con la obesidad. Los adultos obesos mayores de esa edad tienen un riesgo particularmente alto de desarrollar enfermedad de hígado graso no alcohólica (EHNA), debido a que tanto la obesidad y el envejecimiento se asocian con un aumento en la acumulación de grasa intrahepática.

El desarrollo de hígado graso no alcohólico en los adultos mayores tiene serias implicaciones clínicas, debido a la potencial progresión a la enfermedad severa del hígado y la asociación de hígado graso no alcohólico con factores de riesgo metabólicos para la enfermedad cardíaca coronaria, incluyendo la resistencia a la insulina, diabetes y dislipidemia.

Además, los datos de estudios llevados a cabo tanto en modelos animales y humanos sugieren que la acumulación de excesivo contenido de la grasa intrahepatica no es sólo un marcador de enfermedad metabólica, sino que está directamente implicada en la patogenia de la resistencia a la insulina y la dislipidemia. Por lo tanto, disminuyendo el contenido de la grasa intrahepatica en adultos obesos mayores de esa edad que tienen exceso de contenido de la grasa intrahepatica podría tener importantes efectos terapéuticos beneficiosos.

Lo que actualmente se pone en cuestión es cuál sería el efecto a nivel intrahepatico del ejercicio y si realmente podría tener un efecto de sinergia con la dieta o un efecto benefico por si solo. Como ya está comprobado para estos casos es muy importante la dieta para disminuir la grasa intrahepatica. Es por eso que un estudio publicado en la revista obesidad evaluaron cuales podrían ser los efectos en pacientes con hígado graso que se sometieron solo a una dieta, solo al ejercicio y la combinación de dieta y ejercicio. Los resultados relacionados con los pacientes que solo siguieron la dieta fueron muy significativos lo cual no se encontró en pacientes que solo realizaban ejercicio. Pero en los pacientes que siguieron la terapia combinada de ejercicios y dieta aumentaron el efecto benéfico.

La adición de ejercicio a la terapia de la dieta mejora la función física y otras alteraciones metabólicas relacionadas con la obesidad y el envejecimiento.


Entradas populares

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.