Nutrición y estética

Nutrición y estética
Nutricionista Lima

martes, 17 de mayo de 2011

¿Los Edulcorantes te bajan de peso?

















La creencia de que los edulcorantes artificiales desempeñan un papel benéfico en el mantenimiento del peso corporal a largo plazo debe ser reconciderada e incluso descartada.

Aunque los edulcorantes artificiales pueden darnos un beneficio a muy corto plazo, debido al control de calorías consumidas, la evidencia de su beneficio a largo plazo es muy limitada.

A aquellas personas que se encuentran en su peso ideal, podría incluso producir un aumento del apetito. Esto se explica por un mecanismo compensatorio de carga calórica, es decir, el consumo de alimentos con edulcorantes no aporta la cantidad de calorías suficientes haciendo que cuerpo solicite más alimento, bajo la forma de apetito, para poder conseguir la energía faltante, proveniente de alimentos. Lo cual hace muy importante controlar el consumo de estos productos.

Este efecto también se manifiesta en dietas no equilibradas y/o dietas restrictivas usadas muy frecuentemente como métodos para bajar de peso; dietas que, lamentablemente, en la actualidad están difundidas y estan siendo usadas sin supervisión de un profesional de salud.

El deseo de eliminar el azúcar de la dieta refleja la suposición de que sólo su consumo se asocia con la obesidad. Sin embargo, el consumo de alimentos densos en energía, que casi en su totalidad refleja alimentos con alto contenido en grasa y bajo en agua y fibra, es el mejor predictor de la obesidad. Las dietas que ofrecen una alta proporción de energía bajo la forma de hidratos de carbono tienden a tener niveles bajos de grasa. Además, existen estudios que proponen que el consumo de edulcorantes artificiales conduce, no sólo a un aumento del apetito sino a una preferencia por el consumo de grasa. A su vez, la grasa saturada tiene una débil capacidad de "saciedad" haciendo que se consuman en mayor cantidad. En cambio, los hidratos de carbono promueven una mayor saciedad.

Los edulcorantes nos producen un efecto exactamente contrario al que buscamos al consumirlos así que no hay ninguna justificación para usarlos.

Entradas populares

Seguidores

Se ha producido un error en este gadget.